Cómo empoderar la relación médico-paciente con la tecnología digital

La directora general de TIYGA Health, Katrina Delargy, examina el papel de la tecnología digital en la atención médica posterior a 2020.

2020 fue un año en el que la mayoría de nosotros nos encontramos pensando en muchos aspectos de la vida que damos por sentados, reevaluando regularmente y arriesgándonos a puntuar las actividades cotidianas comunes para decidir qué era realmente "digno de hacer". Solíamos "ir" a trabajar todos los días, "ir" a las tiendas o al pub o un evento deportivo y solíamos "ir" al médico. Usamos la palabra "ir" para referirnos a salir físicamente de nuestra casa.


A partir de marzo de 2020, la palabra 'ir' comenzó a adquirir un significado diferente: en lugar de 'ir' físicamente, pasar una cantidad significativa de tiempo fuera de nuestros hogares, cada vez más 'nos conectamos' para hacer nuestro trabajo, comprar, socializar, y obtener ayuda médica. Se han escrito libros sobre 'la muerte de la distancia' (1997), 'marketing de martini' (2014) y 'el paciente te verá ahora' (2014) que describen cómo la tecnología cambiará nuestras vidas, pero quizás 2020 fue el año en que estos cambios se volvieron obligatorios en lugar de opcionales.


Antes de marzo de 2020, los médicos generalmente veían a los pacientes en persona, pero a veces realizaban consultas telefónicas. Destacaron la importancia de todas las pistas valiosas que obtienen de cómo el paciente se mueve, se ve, suena y huele, además de lo que dicen. Sin embargo, ahora, ¿cuántas personas se sientan realmente en la sala de espera de un médico? ¿Cuántas personas tienen que planificar el tiempo libre en el trabajo, incluso si la consulta dura menos de 10 minutos? Ahora es normal esperar afuera si es necesaria una consulta física, tal vez incluso hacer cola en el frío. Con más frecuencia que antes, las consultas implican una interacción digital entre médico y paciente.


La atención médica se vuelve digital


¿Cuántos de nuestros experimentados profesionales de la salud fueron capacitados para brindar una consulta digital? Los pacientes tampoco fueron capacitados para prepararse para ellos. En 2020, se escribieron protocolos para consultas por video y los profesionales de la salud descubrieron mucho más sobre qué pacientes tenían qué niveles de competencia digital y confianza en el uso de herramientas digitales. Los médicos descubrieron cuántos de sus pacientes tenían teléfonos inteligentes y computadoras portátiles, pero también cuántos de estos pacientes sabían (o no) cómo descargar e instalar aplicaciones simples y usar herramientas de videollamadas. Los profesionales de la salud y los administradores descubrieron cuánto más fácil podía ser cuando los pacientes ya se sentían cómodos comunicándose por correo electrónico y SMS o familiarizados con las redes sociales de uso común para compartir información de forma asincrónica. En ocasiones, los pacientes tenían que recibir formación y apoyo en la tecnología, pero muchos acogieron con satisfacción la conveniencia de lo digital.


En 2014, el NHS elaboró ​​su "Visión de futuro de cinco años" (la Ley de atención de 2014). Su visión para 2020 analizó cómo se prestarían los servicios, pero solo mencionó la palabra "digital" cuatro veces y "tecnología" 12 veces.


Mucho ha cambiado en cinco años. El diputado Norman Lamb, ministro de asistencia y apoyo del gobierno de coalición del Reino Unido, consideró la Ley de asistencia como "la reforma de asistencia y apoyo más importante en más de 60 años". Se consideró que el eslogan "piensa localmente, actúa personal" representa un cambio significativo en la legislación, de importancia para los usuarios de servicios y los cuidadores en Inglaterra y Gales porque "por primera vez les da el control de su atención y apoyo". También deja en claro qué tipo de atención deben esperar ”. 2020 probablemente haya puesto conceptos como "pensar localmente, actuar personal" en el centro de atención como nunca antes.


Los científicos hicieron un trabajo brillante en 2020 al administrar vacunas y nuevos tratamientos para COVID-19, pero también se ha destacado la importancia de las elecciones de comportamiento individuales. De hecho, sin la cooperación de las personas, en términos de distanciamiento social, uso de máscaras, higiene de manos y superficies, COVID-19 podría haber causado mucho más daño. No debemos subestimar la contribución de los pacientes responsables y conscientes de los riesgos.


Salud en 2021


¿Qué deberían esperar razonablemente los pacientes en 2021 en términos de la atención que deberían recibir, y qué debería esperarse razonablemente que hagan por sí mismos? En 2020, se construyeron nuevas instalaciones hospitalarias adicionales a escala y ritmo; y se reclutó un número récord de médicos y enfermeras. Aún así, la demanda de servicios de salud alcanzó niveles sin precedentes, pero el número de profesionales de la salud no puede aumentar tan fácilmente como se puede propagar el virus. Existe una enorme carga en la priorización de los pacientes de acuerdo con la necesidad clínica y la demanda de una interacción eficiente entre el médico y el paciente. También necesitamos con urgencia una mejor adquisición de datos en tiempo real y la difusión de conocimientos. Aprender en tiempo real sobre el nuevo virus y cómo muta y se propaga por el mundo se ha convertido en un proceso vital en la gestión de la salud pública. Vivir con COVID-19 y COVID prolongado requiere que todos nos mantengamos al día con los desarrollos y la orientación, así como con las restricciones, a través de la tecnología.


¿Qué puede o debería esperarse razonablemente de los pacientes en términos de su disposición a adoptar la tecnología y para cuidar su propia salud, para gestionar sus riesgos y adaptar sus comportamientos? ¿Es necesario que haya un cambio en el equilibrio de poder? Esta pregunta debe hacerse en el contexto de los consumidores y la sociedad en el futuro, no como antes de 2020. ¿Debería esperarse que los pacientes sean más informados, más conscientes de sí mismos, más adaptables o más conectados o simplemente más pacientes? ¿Deberían estar mejor preparados para las consultas y más organizados en la forma en que se comunican con los profesionales clínicos? Del mismo modo, ¿hasta qué punto deben capacitarse los profesionales de la salud para interactuar con los pacientes que usan tecnología o que usan la tecnología para investigar su propia afección y opciones de tratamiento? Necesitamos más enfermeras y médicos "digitales".


¿El paciente razonable?


En términos legales, la "persona razonable" es un individuo hipotético que aborda cualquier situación con la debida cautela y luego responde con sensatez a la situación. Es un estándar creado para proporcionar a los tribunales y jurados una prueba objetiva que se puede utilizar para decidir si las acciones de una persona constituyen negligencia. Los estudiantes de derecho estarán familiarizados con el "hombre del ómnibus de Clapham", un "hombre" razonable cuya opinión proporcionará un criterio de lo que la persona en la calle pensará en una situación determinada. ¿Podemos extender esto para preguntar cuáles son las características del paciente razonable?


Algunos médicos y enfermeras pueden interpretar al paciente razonable como alguien que sigue sus instrucciones y toma en cuenta todos sus consejos sin cuestionar. Esto probablemente era cierto antes de que Internet se usara tan ampliamente para compartir datos, información y conocimiento. Pero cada día hay más cosas que todos pueden descubrir y aprender sobre nuevas ciencias, experiencias personales y opiniones. Hay más evidencia de la importancia de enfoques personalizados para tratamientos, terapias y estrategias de autogestión. 2020 ha aumentado la conciencia de todos sobre la epidemiología, los modelos estadísticos y los cuadros de salud pública. De hecho, se espera que prestemos atención a esos detalles.


Los ciudadanos utilizan la investigación en Internet por razones ajenas a la salud y también pueden descubrir hallazgos científicos de alta calidad (tal vez sin comprender todos los detalles) y conocer mucho más sus propias condiciones que las generaciones anteriores. Como pacientes, a veces se sienten más seguros al cuestionar las opciones sugeridas por los profesionales de la salud. Las personas con enfermedades complejas a menudo están motivadas para invertir un tiempo considerable en comprender sus propias opciones, capturando sus propios datos a través de dispositivos o aplicaciones de consumo; sus intenciones son ayudar a los profesionales a ayudarlos.


Alfabetización y empoderamiento en salud


La Organización Mundial de la Salud define la alfabetización en salud como las habilidades cognitivas y sociales que determinan la motivación y la capacidad de las personas para recibir, comprender y utilizar información de manera que promueva la salud. Gran parte del contenido sobre salud está escrito principalmente, a menudo de manera involuntaria, para personas con mayores habilidades de alfabetización en salud. Las personas necesitan encontrar contenido con un nivel de detalle, lenguaje y volumen que puedan consumir de manera útil. Los pacientes deben presentar sus datos, como la cronología de los síntomas, de manera que los profesionales de la salud puedan interpretarlos rápidamente y compararlos con otros datos.


Hay una población en crecimiento, una mayor esperanza de vida, un mayor acceso a la tecnología y un volumen cada vez mayor de datos, información y conocimiento, pero un número limitado de profesionales sanitarios con menos tiempo disponible para las consultas de los pacientes. El paciente razonable debe tener la oportunidad de mejorar su conocimiento de la salud y ser alentado a recopilar sus propios datos, idealmente digitalmente, con una expectativa razonable de que se utilicen en consultas de salud. Necesitamos capacitar tanto a los pacientes como a los profesionales de la salud en la resolución conjunta de problemas para lograr los beneficios de la persona adecuada, el tratamiento adecuado, el momento adecuado y el lugar adecuado.


Escrito y publicado por: Katrina Delargy | Health Europa

9 de marzo de 2021

Enlace original: https://www.healtheuropa.eu/empowering-the-patient-doctor-relationship-with-digital-technology/106479/

686 vistas