top of page

Contratación se desacelera en E.U., lo que arroja una sombra sobre la recuperación de la pandemia

Se suponía que el final del verano sentaría las bases para una recuperación completa, a medida que los niños regresaran a la escuela y los trabajadores volvieran a las oficinas, pero el decepcionante informe de empleo de agosto publicado el viernes fue el último presagio de que el futuro económico parece más nublado que brillante.

Los empleadores agregaron solo 235.000 nuevos trabajos el mes pasado. La mayoría de los pronosticadores esperaban tres veces ese número después de que la economía se expandiera en aproximadamente 1 millón de empleos en cada uno de los dos meses de verano anteriores. Las tiendas minoristas, así como los lugares de comida y bebida perdieron puestos de trabajo el mes pasado e, incluso cuando la tasa de desempleo cayó al 5.2%, cientos de miles de trabajadores más se vieron marginados de laborar o buscar empleo.


La explicación, una vez más, fue que la pandemia ha generado otra curva económica. La variante Delta del coronavirus no solo ha golpeado con fuerza a los no vacunados, sino que también se ha extendido a grupos y conjuntos de edad, como los niños, que parecían menos afectados por cepas anteriores.


Como resultado, la ola del gasto de los consumidores que estaba impulsando la recuperación ha flaqueado. También lo han hecho los planes de muchas empresas para volver a las operaciones normales.


Y tanto los enlaces de distribución de bienes, así como la falta de trabajadores siguen generando problemas. “Todavía estamos en lo más profundo del agujero, y sin apoyo además de que el virus avanza, creo que el escenario optimista para este otoño se vuelve realmente oscuro muy rápido”, señaló William Spriggs, economista jefe del sindicato AFL-CIO.


El presidente Biden, al comentar sobre el informe de empleo del viernes pasado, trató de tranquilizar a los estadounidenses de que la recuperación sigue por buen camino. “Si bien sé que algunos querían ver un número mayor hoy, y yo también, lo que hemos observado este año es el crecimiento continuo, mes tras mes, en la creación de empleos”, indicó el mandatario, y señaló que ha producido más empleos que cualquier otro presidente en su primer año de gobierno. Pero el resurgimiento de la pandemia ha moderado tanto el optimismo como la actividad económica en todo el país.


Leonardo Williams, de 40 años, abrió el lunes su segundo restaurante en Durham, Carolina del Norte, en el campus de Duke University. Pero ese mismo día, el centro educativo anunció la suspensión de todas las comidas bajo techo en sus instalaciones. El propietario detalló que todavía tiene vacantes de trabajo y recientemente aumentó el salario mínimo a $15 la hora para contratar empleados. Pero la variante Delta lo ha tirado todo por la borda. “El panorama es un poco sombrío”, comentó el viernes.


Hace tan solo dos meses, las imágenes en las bolas de cristal de los economistas se veían decididamente brillantes. La mayoría de las señales apoyaban la idea de una recuperación acelerada.


La reanudación programada de las clases presenciales en los sistemas de escuelas públicas del país liberaría a miles de trabajadores, especialmente mujeres, que se han visto limitadas por las necesidades de cuidar de los niños.


Los pagos federales ampliados a los desempleados, que los conservadores y algunos otros analistas habían culpado por la escasez de empleados, estaban terminando.

Y el regreso esperado a gran escala de los trabajadores a sus espacios laborales tradicionales en los centros urbanos se sumaría a la “apertura” general de la economía.

Ahora, los analistas advierten que es posible que menos padres y otros cuidadores se reincorporen a la fuerza laboral de inmediato. Más personas mayores, con renovados temores de los riesgos para la salud, podrían permanecer al margen o dar el paso hacia la jubilación anticipada.


Aproximadamente 400.000 personas más en agosto, y 5.6 millones en total, indicaron que no podían trabajar debido a las interrupciones comerciales causadas por el COVID. Y otro millón y medio de individuos señalaron que la pandemia les impedía buscar empleo, según muestran las encuestas del Departamento de Trabajo.


“Estoy frustrada”, señaló Cindy Fain, de 62 años, que vive en la zona rural de Virginia y ha estado buscando empleo de tiempo completo desde principios de este año. “No he podido hacer ningún tipo de labor para generar una red de contactos en persona”, agregó. “Y definitivamente estoy muy preocupada por el hecho de que no hay un horizonte claro con este virus”.


Otra preocupación para los economistas es que los adultos más jóvenes, los que se encuentran en el mejor momento de su vida laboral, representan una mayor proporción de los hospitalizados con COVID-19, en contraste con el año pasado, según datos de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC). Y los brotes al comienzo del nuevo año escolar en algunos lugares han aumentado las incertidumbres sobre el futuro cercano.



“No hay absolutamente ninguna manera de concebir que millones de personas sin empleo súbitamente obtengan trabajo”, enfatizó Spriggs. Eso no significa que la recuperación de puestos de trabajo se revertirá o incluso se detendrá. La economía ha agregado empleos durante 15 meses consecutivos desde que fue golpeada por el COVID-19 en la primavera del año pasado. Con la incorporación de puestos de trabajo en agosto, la nación ha recuperado alrededor de tres cuartas partes de los 22 millones de puestos perdidos a principios de la pandemia, y la tasa de desempleo ha caído de un máximo del 14.8%, en abril de 2020, al 5.2%, mucho más rápido que la mayoría de los economistas había proyectado.


Las ofertas de trabajo se mantienen en niveles récord, los salarios de los empleos con pagos más bajos continúan creciendo agradablemente y muchas empresas, gracias a miles de millones de dólares en préstamos y subvenciones del gobierno, están buscando recuperarse.


Renée Ward, fundadora de Seniors4Hire.org, una organización con sede en Huntington Beach que ayuda a las personas mayores a encontrar empleo, espera que la contratación por temporada de vacaciones aumente las posibilidades de este grupo, así como de los jóvenes que intentan encontrar empleos. Ambos conjuntos han tenido dificultades para hallar trabajo.


Los riesgos aumentan. Después del informe de empleo del viernes, la firma de pronósticos económicos, IHS Markit, redujo las proyecciones de crecimiento económico del tercer trimestre de Estados Unidos a una tasa anual de 3.4%; era de alrededor del 8% a mediados de julio.


El índice desempleo de las personas afrodescendientes aumentó significativamente el mes pasado al 8.8% y ahora es casi el doble que el porcentaje de los blancos y asiáticos. El desempleo de los latinos bajó al 6.4% en agosto.


Nick Bunker, economista jefe del sitio de publicación de empleos Indeed, indicó que estaba comenzando a ver que el ritmo de las nuevas vacantes se desacelera en negocios de alto contacto, como belleza, bienestar, odontología y cuidado infantil.

Si hay un retroceso más amplio por parte de los empleadores en los próximos meses depende de la ruta de la variante Delta, puntualizó, y de cómo los trabajadores, así como los consumidores, perciben los riesgos y hasta qué nivel se ajustan sus estilos de vida.

Una encuesta de Gallup realizada a mediados del mes pasado encontró que el 68% de los adultos estadounidenses piensan que la situación del coronavirus está empeorando, un cambio dramático con respecto a solo dos meses antes, cuando nueve de cada 10 opinaron que las cosas estaban mejorando.


Aproximadamente una cuarta parte de los adultos ahora se están aislando “completamente” o “en su mayoría” de las personas fuera de su hogar, lo que, según Gallup, marcó el primer movimiento significativo en esta tendencia desde el inicio de la ola anterior de infecciones en noviembre.


Muchos estadounidenses, en particular las personas de ingresos altos y con mayor educación formal, han ahorrado mucho dinero en los últimos 18 meses, beneficiándose del trabajo remoto y un mercado de valores en ascenso, junto con los altos precios de la vivienda.


Las acciones en general cerraron a la baja el viernes en el informe de empleo, aunque los inversores encontraron algo de ayuda en la idea de que la Reserva Federal ahora puede retrasar la retirada de algún estímulo monetario.


Los trabajadores que ganan salarios más bajos y tienen poco o ningún colchón financiero enfrentan riesgos crecientes cuanto más dura la pandemia. Si sus ingresos y estabilidad financiera están muy comprometidos, es probable que al menos parte de su dolor se extienda a toda la economía.


Además, el enorme gasto a corto plazo del estímulo, por parte del gobierno federal, está comenzando a desvanecerse. Y el programa de infraestructura masiva del presidente Biden, si alguna vez es aprobado por el Congreso, tomará tiempo para tener un efecto económico importante.


“Parte de lo que nos mantuvo a flote en las primeras fases de la pandemia fue la política fiscal, y esos [programas de estímulo] están disminuyendo o están a punto de hacerlo”, señaló Erica Groshen, asesora económica principal de la Facultad de Relaciones Industriales y Laborales de la Universidad de Cornell. “Cuánto afectará eso a la recuperación, no lo sabemos todavía”.


Groshen explicó que ayuda el hecho de que hayamos aprendido mucho sobre la pandemia y cómo responder a ella, pero también señaló que cada ola sucesiva aumenta el riesgo de que más trabajadores abandonen la fuerza laboral para siempre y retrasa la fecha de una plena recuperación del mercado laboral.


En las zonas céntricas y los distritos comerciales de todo el país, muchos restaurantes, tintorerías y otras empresas de servicios contaban con que más trabajadores regresaran a sus oficinas este mes. Pero muchos empleadores han suspendido esos planes.

Además para algunos trabajadores, la pandemia los ha llevado a circunstancias que les cambiaron la vida y los encaminaron a tomar decisiones irreversibles.


Groshen, por su parte, se mudó de Nueva York a Seattle este verano para estar más cerca de su familia. Puede trabajar de forma remota. Su esposo aceleró su plan para retirarse de su empleo como profesor universitario al aceptar una oferta al respecto.

Si busca o no un nuevo trabajo, enfatizó Groshen, su resultado dependerá, al menos en parte, de lo que esté sucediendo con la pandemia. “Él [su esposo] está al margen por ahora”, comentó.


Escrito y publicado por: Don Lee | Los Angeles Times

12 de septiembre de 2021

Enlace original: https://www.latimes.com/espanol/eeuu/articulo/2021-09-12/estados-unidos-contraccion-en-la-contratacion-se-frena-la-recuperacion-economica

284 visualizaciones

Comments


bottom of page