El 80% de los pacientes con COVID-19 pueden tener síntomas persistentes después de infección aguda

Más de 50 efectos persistieron después de la infección aguda, muestra el metanálisis.

Ocho de cada 10 pacientes con COVID-19 tenían síntomas o signos persistentes 14 días o más después de la infección aguda, mostró una revisión sistemática y un metanálisis.


Persistieron más de 50 síntomas relacionados con la infección por SARS-CoV-2, más comúnmente fatiga (58%), dolor de cabeza (44%), trastorno de atención (27%), pérdida de cabello (25%), disnea (24%) y anosmia (24%) fueron identificados, según Sonia Villapol, PhD, del Instituto de Investigación Metodista de Houston en Texas, y sus colegas. Los hallazgos se informaron en una preimpresión de medRxiv y no se han sometido a revisión por pares.


“Estimamos que un total del 80% de los pacientes infectados con SARS-CoV-2 desarrollaron uno o más síntomas a largo plazo", dijo Villapol." Medidas preventivas, técnicas de rehabilitación y estrategias de clínicas diseñadas para abordar los efectos prevalentes a largo plazo de COVID-19 se necesitan con urgencia ", dijo a MedPage Today.


Hasta la fecha, no existe un diagnóstico establecido para la condición lenta y persistente que experimentan las personas con efectos duraderos del COVID-19;se han utilizado términos como "COVID largo", "transportistas de larga distancia" y "COVID-19 posaguda", señalaron Villapol y sus colegas. En su revisión, se refirieron a los síntomas y signos persistentes como "efectos a largo plazo del COVID-19".


El año pasado, una encuesta de los CDC ampliamente citada mostró que el 35% de los pacientes con COVID-19 no habían regresado a la salud habitual 2 a 3 semanas después de dar positivo, pero esos eran casos ambulatorios leves. A principios de 2021, un estudio en The Lancet mostró que 6 meses después del inicio de la enfermedad, el 76% de los pacientes hospitalizados con COVID-19 en Wuhan, China, informaron al menos un síntoma que persistió, principalmente fatiga o debilidad muscular. En su metanálisis, Villapol y sus colegas incluyeron a 47,910 personas con un diagnóstico confirmado de COVID-19 en 15 estudios que habían evaluado síntomas, signos o parámetros de laboratorio 2 semanas o más después de la infección viral. Cada estudio tuvo un mínimo de 100 pacientes. Nueve estudios fueron de Gran Bretaña o Europa, tres de los EE. UU.


Seis estudios se centraron únicamente en personas hospitalizadas por COVID-19; los otros incluyeron casos leves, moderados y graves. Los pacientes tenían entre 17 y 87 años y el tiempo de seguimiento varió entre 14 y 110 días.


La fatiga fue el síntoma más común del COVID-19 agudo y prolongado, señalaron Villapol y sus colegas: "Está presente incluso después de 100 días del primer síntoma del COVID-19 agudo.".


Durante el seguimiento, el 34% de los pacientes tuvo una radiografía de tórax o una TC anormal.También se observaron marcadores elevados, incluidos dímero D (20%), NT-proBNP (11%), proteína C reactiva (8%), ferritina sérica (8%), procalcitonina (4%) e IL-6 ( 3%).


Otros síntomas persistentes fueron pulmonares (tos, malestar en el pecho, reducción de la capacidad de difusión pulmonar, apnea del sueño, fibrosis pulmonar), cardiovasculares (arritmias, miocarditis) o neurológicos o psiquiátricos (pérdida de memoria, depresión, ansiedad, trastornos del sueño).

Todos los metanálisis mostraron una heterogeneidad media a alta."Los estudios futuros deben estratificar por sexo, edad, comorbilidades previas, gravedad de COVID-19 (que va de asintomático a grave) y duración de cada síntoma", escribieron los investigadores. Desde la perspectiva clínica, se necesitan equipos multidisciplinarios con perspectivas integrales del paciente para abordar la atención prolongada del COVID-19, agregaron.


Las limitaciones incluyen posible sesgo de selección o informe, tamaños de muestra pequeños para algunos resultados y variación en cómo se definieron los resultados y los marcadores. "Otra limitación es que, dado que COVID-19 es una enfermedad nueva, no es posible determinar cuánto tiempo durarán estos efectos", dijeron Villapol y sus colegas.


"Para determinar si estos efectos a largo plazo complican enfermedades anteriores o son una continuación del COVID-19, se necesitan estudios de cohortes prospectivos",ellos agregaron. Las medidas como los marcadores sanguíneos de la función genética, inflamatoria, inmunológica y metabólica deben estandarizarse para comparar estudios, y deben incluirse preguntas abiertas.


Escrito y publicado por: Judy George | MedPage Today

30 de enero de 2021

Enlace original: https://www.medpagetoday.com/infectiousdisease/covid19/90966

2,518 vistas