top of page

Hepatitis C y dolor articular: ¿cuál es el vínculo?

El virus de la hepatitis C (VHC) a menudo no siempre causa síntomas, pero si la infección se vuelve crónica, puede causar complicaciones con el tiempo.

Uno de ellos es la inflamación y el dolor de las articulaciones. A veces, el dolor en las articulaciones es el primer síntoma que notan las personas con VHC y, en algunos casos, puede indicar artritis. El VHC también se asocia con otras afecciones que pueden causar dolor en las articulaciones, como la fibromialgia.


Este artículo analiza el vínculo entre la hepatitis C y el dolor articular, incluidas las causas, las afecciones relacionadas y el tratamiento.


¿Cómo causa la hepatitis C dolor en las articulaciones?


La razón por la que el VHC puede provocar dolor en las articulaciones se debe al sistema inmunológico. A medida que el cuerpo intenta destruir y eliminar el virus, el sistema inmunológico se activa, lo que puede causar inflamación de las articulaciones. Con el VHC agudo, este síntoma suele ser temporal y se resuelve cuando el sistema inmunológico elimina el virus.


Sin embargo, mientras que el 30% de las infecciones por el VHC de fuente confiable desaparecen sin ningún tratamiento médico dentro de los 6 meses posteriores a la contracción del virus, el 70% se vuelve crónico. Si el VHC se vuelve crónico, continúa replicándose en la sangre y el hígado, lo que hace que el sistema inmunológico se active constantemente. Esto puede resultar en dolor articular crónico o artritis.


La sobreactivación del sistema inmunológico también puede provocar que el cuerpo ataque por error sus propios tejidos sanos, así como otras afecciones, como la crioglobulinemia. La crioglobulinemia ocurre cuando las proteínas en la sangre se solidifican cuando se enfrían, lo que puede causar problemas con los vasos sanguíneos o la enfermedad de Raynaud.


El VHC crónico requiere tratamiento médico, pero detectarlo puede ser difícil porque no siempre causa síntomas obvios. Algunas personas experimentan dolor en las articulaciones o los músculos antes de saber que tienen el VHC. De hecho, el dolor muscular o articular junto con la fatiga inexplicable tienden a ser los síntomas iniciales más comunes de la hepatitis C crónica.


Las siguientes secciones analizan algunas de las afecciones reumáticas con las que se asocia el VHC.


VHC y artralgia


A diferencia de la artritis, la artralgia es un dolor articular sin signos evidentes de hinchazón o inflamación articular. Los síntomas incluyen:


  • dolor en las articulaciones

  • rigidez articular

  • rango de movimiento reducido

  • Los virus como el VHC son una causa reconocida de origen confiable para la artralgia, aunque existen muchas otras afecciones que también causan este síntoma.


VHC y artritis reumatoide


La artritis reumatoide (AR) ocurre cuando el sistema inmunológico ataca por error el tejido que recubre las articulaciones. Los síntomas incluyen:


  • articulaciones dolorosas y sensibles, que a menudo comienzan en las pequeñas articulaciones de las manos o los pies

  • rigidez de las articulaciones por la mañana que dura 30 minutos o más

  • dolor articular simétrico que afecta a ambos lados del cuerpo, por ejemplo, ambas manos

  • fatiga inexplicable

  • fiebre baja

Según la Arthritis Foundation, los investigadores creen que los virus y otros patógenos pueden causar el desarrollo de AR en personas con ciertos genes. El tratamiento generalmente incluye una combinación de medicamentos para reducir el dolor y la inflamación, y cambios en el estilo de vida para ayudar a la persona a controlar los síntomas.


En algunos casos, la artralgia es un precursor del desarrollo de la artritis, incluida la AR. Los investigadores todavía están tratando de determinar si el tratamiento temprano de la artralgia con medicamentos para la AR podría detener la progresión de la artralgia a la AR.


También es posible que las personas con VHC den positivo en la prueba del factor reumatoide, que es una prueba de falso positivo.


VHC y fibromialgia


La fibromialgia es una afección que causa dolor generalizado en todo el cuerpo, así como otros síntomas. Los médicos no están seguros de cómo se desarrolla, pero las enfermedades virales son uno de los factores de riesgo. Las primeras investigaciones sugieren que puede haber un vínculo específico con el VHC.


En un estudio de 2019, el 7,6% de las mujeres con VHC también tenían fibromialgia. Los autores del estudio concluyeron que había una asociación positiva entre las dos condiciones. Las personas con AR también tienen más probabilidades de desarrollar fibromialgia.


Los síntomas de la fibromialgia pueden incluir:


  • dolor generalizado

  • fatiga inexplicable

  • problemas para dormir

  • problemas con la memoria, el pensamiento o la concentración

  • mayor sensibilidad al dolor

  • dolores de cabeza y migraña

  • hormigueo o entumecimiento en los pies o las manos

  • síntomas digestivos

  • dolor en la mandíbula o en la cara

  • ansiedad y depresión

No existe una cura conocida para la fibromialgia, por lo que el tratamiento se enfoca en reducir el dolor, mejorar la calidad de vida y abordar cualquier factor subyacente que pueda contribuir a la afección. Además de los virus, los factores de riesgo de la fibromialgia incluyen experimentar eventos traumáticos o trastorno de estrés postraumático, lesiones físicas repetidas y obesidad.


¿Puede el tratamiento contra el VHC curar el dolor articular?


Según el Colegio Americano de Reumatología, el 97% de las personas que toman antivirales de acción directa (AAD) para el VHC se recuperan completamente del virus. En muchos casos, el tratamiento de la infección mejora o cura por completo cualquier dolor articular.


Por esta razón, es importante buscar pruebas y tratamiento lo antes posible para prevenir cualquier daño duradero en las articulaciones. Mientras tanto, los especialistas en hígado y articulaciones deben trabajar juntos para ayudar a controlar el dolor en las articulaciones de una persona de una manera segura y eficaz, ya que ciertos medicamentos para la artritis pueden no ser adecuados para las personas con VHC.


Por ejemplo, varios medicamentos para la AR pueden dañar el hígado. Si una persona ya tiene algún daño hepático debido al VHC avanzado, estos medicamentos no serán adecuados para ella. Los medicamentos contra el factor de necrosis tumoral parecen ser seguros para su uso en personas con VHC, y los investigadores están probando más.


Cuando hablar con un doctor


Cualquiera que sospeche que puede tener el VHC debe hablar con un médico lo antes posible. Esto puede deberse a que tienen síntomas nuevos o inexplicables, a que tienen varios factores de riesgo de contraer el VHC, o ambos.


Informe a un médico sobre cualquiera:


  • dolor o rigidez en las articulaciones

  • dolor muscular

  • cansancio que causa dificultad con las actividades diarias

  • fiebre baja


Estos síntomas no necesariamente significan que una persona tenga el VHC, pero un médico puede investigar la causa y averiguarlo.


También es importante informar al médico sobre cualquier factor de riesgo que haga más probable contraer el VHC. Éstos incluyen:


  • cualquier uso anterior o actual de medicamentos inyectables o agujas sin esterilizar

  • cualquier uso anterior o actual de instrumentos compartidos para inhalar drogas, como la cocaína

  • cualquier exposición a sangre que contenga VHC, por ejemplo, en un entorno de atención médica

  • haber recibido una infusión de sangre o un trasplante de órganos antes de julio de 1992 Fuente confiable en los EE. UU.

  • tener VIH

  • nacer de una persona con VHC

Resumen


La hepatitis C puede causar dolor en las articulaciones y puede desencadenar la aparición de afecciones como la AR. Sin embargo, el tratamiento con AAD es muy eficaz y puede curar los problemas articulares asociados con el VHC. Buscar la prueba lo antes posible es crucial para prevenir el desarrollo de complicaciones más graves o irreversibles.


Hable con un médico sobre cualquier dolor o rigidez articular inexplicable, especialmente si se presenta con otros síntomas, como fatiga o fiebre baja.


Escrito y publicado por: Angelica Balingit, M.D. | Medical News Today

13 de septiembre de 2021

Enlace original: https://www.medicalnewstoday.com/articles/hepatitis-c-and-joint-pain

563 visualizaciones

Comentários


bottom of page