• equipo voces

Las mascarillas son efectivas y mientras más lejos mejor.

A medida que se flexibiliza la cuarentena y el toque de queda, muchos retornan al trabajo y actividades habituales. Sin embargo, hemos notado que algunos, de hecho, un grupo sustancial, no se ha ajustado a las nuevas medidas de protección que esta pandemia nos impone. Los casos continúan en aumento y hasta que no dispongamos de una vacuna contra el COVID-19, todos somos responsables de la salud y seguridad de nuestras comunidades.

El COVID-19 no desapareció, la pandemia continúa siendo una amenaza para todos, pero en especial para los más vulnerables. Razón por la que apelamos a la solidaridad, el civismo y el don de nuestro pueblo de dar la cara por el resto para controlar y prevenir la dispersión del virus. Entre tanto que los estudios clínicos de las vacunas contra COVID-19 avanzan, todos debemos observar las precauciones generales recomendadas, entre estas:

  1. Distanciamiento físico de 6 pies.

  2. Uso de mascarilla, respirador o cubiertas de tela para boca y nariz.

  3. Lavado constante de manos con agua y jabón por 20 segundos o sanitizador de manos.

  4. Cubrirse la boca al toser o estornudad con pañuelo desechable.

  5. Quedarse en casa si está enfermo.

  6. Desinfectar todo lo que entre en nuestras casas.

  7. Evitar lugares concurridos.


Medidas como las mencionadas deben ser parte de nuestra vida diaria aunque nos cueste trabajo ajustarnos a la nueva realidad.


La revista científica The Lancet publicó el 1 de junio de 2020 el estudio Physical distancing, face masks, and eye protection to prevent person-to-person transmission of SARS-CoV-2 and COVID-19: a systematic review and meta-analysis. La investigación revisó 172 estudios observacionales realizados en 16 países y 44 estudios comparativos en escenarios clínicos y no clínicos. Los autores concluyen que:

  1. La protección ocular está asociada a una menor tasa de infección.

  2. El uso de mascarillas puede resultar en una gran reducción de riesgo de infección. Las mascarillas quirúrgica desechables son superiores a las de tela y los respiradores N95 y similares disminuyen aun más el riesgo de infección.

  3. Por otra parte, la transmisión de virus es menor con el distanciamiento físico de 1 metro o más, en comparación con una distancia de menos de 1 metro. Además, se especifica que la protección se incrementa a medida que se alarga la distancia.

La “nueva normalidad” de un mundo sin vacuna contra COVID-19 requiere buena voluntad para asumir con responsabilidad la carga por la protección personal y comunitaria. Conozca más sobre la protección de COVID-19 siguiendo VOCES.PR en todas nuestras redes sociales.


¡Estamos para ayudarte! Si tienes mas preguntas sobre este tema, escríbenos en nuestra sección de comentarios o a través de cualquiera de nuestras redes sociales

#LasVacunasSonParaTodos#LasVacunasSonParaTodos #lospacientesprimero



Publicación por: Taisha Meléndez Larroy, MPH


65 vistas