top of page

Preparando a tus hijos para el regreso a clases: ¡El tiempo de vacunarse es ahora!



Dra. Natalia Gómez,

Directora de gestión de vacunas y asuntos clínicos


A través de la historia, la vacunación ha demostrado ser la forma más segura y eficaz de salud pública para la prevención y control de sobre 16 enfermedades infecciosas, a través de todas las etapas de la vida; enfermedades tales como el sarampión, la rubéola, la influenza, la polio, el neumococo, o el virus del papiloma humano (VPH), entre otras, capaces de ocasionar complicaciones serias de salud y que se pueden propagar rápidamente en grupos de personas no vacunadas.


Anualmente, se estima que las vacunas infantiles salvan 4 millones de vidas en todo el mundo. Sin embargo, hoy en día, a tres años de interrupciones en servicios de salud vital debido a la pandemia ocasionada por COVID-19 y con sistemas de salud sobrecargados, el mundo ha perdido 30 años de progreso para proteger a los niños con las vacunaciones de rutina, un componente esencial de los servicios de salud primaria.


Esto ha traído como consecuencia que en todas las regiones del mundo los brotes de enfermedades prevenibles por vacunación como el sarampión, la poliomielitis y la difteria

se encuentran en aumento.

Según datos del CDC, en 2021, 25 millones de niños omitieron al menos una vacuna de rutina y 18 millones no recibieron ninguna vacuna. Casi 40 millones de niños quedaron peligrosamente susceptibles a la creciente amenaza del sarampión, y se estima que 128,000 murieron de sarampión.


En 2021 y 2022, se detectaron brotes de poliomielitis en áreas con bajas tasas de vacunación. Se encontraron casos de parálisis por poliomielitis en los Estados Unidos y en Londres. Sin las vacunas, las epidemias causadas por muchas enfermedades prevenibles podrían reaparecer y llevar a un aumento en el número de casos por enfermedad, discapacidad y muertes.


Por tal razón, en el marco del regreso a clases, se nos recuerda el poder que tienen las vacunas para salvar vidas y es una oportunidad para crear conciencia sobre la necesidad urgente y crítica de encontrar y vacunar a los niños que no recibieron vacunas que ayudan a protegerlos de enfermedades, discapacidades y muertes.


El regreso a clases es un momento emocionante y lleno de expectativas para los padres y sus hijos. Sin embargo, en Puerto Rico, como en otros lugares, la renuencia a vacunar se ha convertido en un obstáculo en la protección de la salud de nuestros hijos.


Es importante abordar los mitos y la desinformación que rodean a las vacunas para garantizar un regreso seguro y saludable a los salones de clase. A continuación, desmitificaremos algunas creencias comunes y brindaremos información educativa para que puedas tomar decisiones informadas y proteger la salud de tus hijos.


Mito 1: Las vacunas son peligrosas y causan efectos secundarios graves. Es comprensible que como padre te preocupes por la seguridad de tus hijos. Sin embargo, es importante entender que las vacunas han sido rigurosamente probadas y aprobadas por agencias reguladoras de salud. Los efectos secundarios graves son extremadamente raros, y la mayoría de los efectos secundarios son leves y temporales, como enrojecimiento en el lugar de la inyección o fiebre baja. Los beneficios de la vacunación, en términos de prevenir enfermedades graves y proteger la salud de tus hijos, superan con creces los riesgos de posibles efectos secundarios.


Mito 2: Las vacunas no son necesarias porque las enfermedades han desaparecido

Aunque algunas enfermedades prevenibles por vacunas pueden ser menos comunes gracias a las altas tasas de vacunación, eso no significa que hayan desaparecido por completo.


La realidad es que estos patógenos aún pueden circular y propagarse si las tasas de vacunación disminuyen. Al mantener a tus hijos al día con las vacunas recomendadas, los estás protegiendo a ellos y también contribuyendo a la protección de toda la comunidad escolar.


Mito 3: Las vacunas causan autismo u otros trastornos del desarrollo. Este mito ha sido ampliamente desacreditado por numerosos estudios científicos y la comunidad médica en general.


No existe una conexión científica entre las vacunas y el autismo u otros trastornos del desarrollo. Los investigadores han investigado minuciosamente este tema y no han encontrado evidencia que respalde esta afirmación. La seguridad de las vacunas está respaldada por años de investigación y monitoreo riguroso.


Cómo educarte y tomar decisiones informadas:


1. Consulta fuentes confiables: Accede a información confiable y basada en evidencia sobre las vacunas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) son excelentes recursos para obtener información precisa y actualizada.


2. Habla con profesionales de la salud: Los médicos y otros profesionales de la salud son una excelente fuente de información. Programa una cita para discutir tus preocupaciones y obtener respuestas a tus preguntas sobre la vacunación.


3. Participa en charlas educativas: Busca charlas o eventos comunitarios sobre vacunación. Estas actividades pueden brindarte información adicional y la oportunidad de interactuar con expertos en el tema.


4. Conversa con otros padres: Comparte tus inquietudes y preguntas con otros padres. Escuchar sus experiencias y puntos de vista puede ayudarte a tener una perspectiva más amplia y tomar decisiones informadas.


Ningún niño debe omitir una vacuna que salva vidas. Debemos vacunar rápidamente a los niños que no recibieron vacunas o que tienen sus itinerarios de vacunación atrasados. La vacunación infantil es esencial, ya que ayuda a proporcionar inmunidad (protección) antes de que los niños estén expuestos a enfermedades potencialmente

mortales.


Cuando se sigue el calendario de vacunación, según recomendado, los niños desarrollan una inmunidad duradera y protegen a los demás de enfermedades graves. Es imperante recordar que la mejor manera de prevenir las infecciones está en vacunarse a tiempo según cada etapa de la vida.


Como padres, es natural tener preguntas y preocupaciones sobre la vacunación de tus hijos. Sin embargo, es importante basar tus decisiones en información precisa y confiable. Las vacunas son una herramienta segura y efectiva para proteger la salud de tus hijos y la comunidad en general.


Al desmitificar la vacunación y educarte, estás tomando medidas proactivas para garantizar un regreso a clases seguro y saludable para tus hijos en Puerto Rico. Queremos nuestros niños y comunidades saludables:


¡El tiempo de vacunarnos es ahora! No espere más para proteger su salud y la de su familia. ¡Visite a su Centro de Salud o consulte con su pediatra hoy para comprobar si sus hijos están al día con sus vacunas!


Para más información acerca de los centros de vacunación o temas de salud puede acceder a

www.dondemevacuno.com o www.vocespr.org.


¡Riega la Voz, Comparte el Mensaje! #SuSaludEstaenTusManos #TodosSomosResponsables


153 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page