top of page

¿Qué es la hepatitis autoinmunitaria?

La hepatitis autoinmunitaria es una enfermedad crónica en la que el sistema inmunitario del organismo ataca el hígado y causa inflamación y daño al hígado.

Si se deja sin tratar, la hepatitis autoinmunitaria puede empeorar y causar complicaciones, como cirrosis e insuficiencia hepática.


La hepatitis autoinmunitaria es una enfermedad autoinmunitaria. El sistema inmunitario normalmente produce grandes cantidades de anticuerpos y linfocitos que ayudan a combatir las infecciones. El sistema inmunitario normal no ataca las células sanas del organismo. En las enfermedades autoinmunitarias, el sistema inmunitario produce ciertos tipos de anticuerpos, conocidos como autoanticuerpos, y linfocitos que atacan las células y los órganos del propio organismo.


¿Cuáles son los tipos de hepatitis autoinmunitaria?


Los expertos han identificado dos tipos de hepatitis autoinmunitaria: tipo 1 y tipo 2. El sistema inmunitario produce diferentes autoanticuerpos en cada tipo. La hepatitis autoinmunitaria tipo 1 es mucho más común que la tipo 2, que afecta principalmente a los niños.


¿Cuán común es la hepatitis autoinmunitaria?


Los investigadores no están seguros de cuán común es la hepatitis autoinmunitaria en los Estados Unidos. Los estudios realizados en los países del norte de Europa han encontrado que entre 10 y 24 de cada 100,000 personas en esa región tienen hepatitis autoinmunitaria. Los investigadores han descubierto que la enfermedad es más común entre los nativos de Alaska y afecta a aproximadamente 43 de cada 100,000 personas.1


¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar hepatitis autoinmunitaria?


La hepatitis autoinmunitaria puede presentarse a cualquier edad y afecta a personas de todos los grupos raciales y étnicos. La enfermedad es más común entre niñas y mujeres que entre niños y hombres.


La hepatitis autoinmunitaria tipo 1 se presenta en personas de todas las edades, mientras que la tipo 2 afecta más a los niños.


¿Qué otras afecciones tienen las personas con hepatitis autoinmunitaria?


Algunas personas que tienen hepatitis autoinmunitaria también podrían tener características de enfermedades hepáticas que afectan los conductos biliares (los tubos que sacan la bilis del hígado), como:

  • colangitis biliar primaria (en inglés)

  • colangitis esclerosante primaria (en inglés)

  • problemas del conducto biliar que no se pueden clasificar como colangitis biliar primaria o colangitis esclerosante primaria

Las personas con hepatitis autoinmunitaria corren riesgo de desarrollar otras enfermedades autoinmunitarias. Por ejemplo:

  • enfermedad celíaca

  • afecciones de la tiroides como la enfermedad de Graves (en inglés) y la enfermedad de Hashimoto

  • artritis reumatoide Enlace externo del NIH

  • diabetes tipo 1

  • enfermedad intestinal inflamatoria, como colitis ulcerativa (en inglés)

  • vitíligo Enlace externo del NIH

¿Cuáles son las complicaciones de la hepatitis autoinmunitaria?


La hepatitis autoinmunitaria puede causar complicaciones; sin embargo, con un diagnóstico y tratamiento a tiempo se puede disminuir la probabilidad de desarrollarlas.


Insuficiencia hepática aguda


En muy raras ocasiones, la hepatitis autoinmunitaria puede causar insuficiencia hepática aguda, una afección en la cual el hígado falla rápidamente sin previo aviso.

Cirrosis


Cuando hay cirrosis, el tejido cicatricial reemplaza el tejido sano del hígado e impide que el hígado funcione normalmente. El tejido cicatricial también obstruye parcialmente el flujo de sangre a través del hígado. A medida que la cirrosis empeora, el hígado empieza a fallar.

Insuficiencia hepática

Con el tiempo, la cirrosis puede causar una insuficiencia hepática. Una insuficiencia hepática ocurre cuando el hígado está muy dañado y deja de funcionar. La insuficiencia hepática también se conoce como enfermedad hepática terminal. Esto podría requerir un trasplante de hígado (en inglés).

Cáncer de hígado

La cirrosis aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer de hígado Enlace externo del NIH. El médico puede sugerir una ecografía u otro tipo de prueba de diagnóstico por la imagen para detectar el cáncer de hígado. Cuando el cáncer se detecta en una etapa temprana, mejora la probabilidad de curarlo.

Bibliografía

[1] Czaja AJ. Global disparities and their implications in the occurrence and outcome of autoimmune hepatitis. Digestive Diseases and Sciences. 2017;62(9):2277–2292.

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis autoinmunitaria?

Las personas con hepatitis autoinmunitaria pueden tener algunos de los siguientes síntomas:

  • sensación de cansancio

  • dolor en las articulaciones

  • náuseas

  • inapetencia

  • dolor encima del hígado, en la parte superior del abdomen

  • color amarillento en la piel o en el blanco de los ojos, conocido como ictericia

  • oscurecimiento del color de la orina

  • aclaramiento del color de las heces

  • afecciones de la piel, como erupción cutánea Enlace externo del NIH, psoriasis Enlace externo del NIH, vitíligo Enlace externo del NIH o acné Enlace externo del NIH

Cuando los síntomas de la hepatitis autoinmunitaria están presentes, pueden variar de leves a graves.

Algunas personas con hepatitis autoinmunitaria no tienen síntomas. En tales casos, los médicos pueden encontrar evidencia de problemas hepáticos durante los análisis de sangre de rutina que conllevan a un diagnóstico de hepatitis autoinmunitaria. Las personas que al momento del diagnóstico no tienen síntomas, pueden desarrollarlos más adelante.

Algunas personas con hepatitis autoinmunitaria no tienen síntomas hasta que se presentan complicaciones debido a la cirrosis. Estos síntomas incluyen:

  • sensación de cansancio o debilidad

  • adelgazamiento sin intentarlo

  • inflamación por acumulación de líquido en el abdomen, conocida como ascitis

  • inflamación de la parte inferior de las piernas, los tobillos o los pies, conocida como edema

  • picazón en la piel

  • ictericia

¿Qué causa la hepatitis autoinmunitaria?


Los expertos no están seguros de qué causa la hepatitis autoinmunitaria. Los estudios sugieren que ciertos genes hacen a algunas personas más propensas a desarrollar enfermedades autoinmunitarias. En las personas con estos genes, los factores ambientales podrían desencadenar una reacción autoinmunitaria que hace que su sistema inmunitario ataque al hígado.

Los investigadores aún están estudiando los desencadenantes ambientales que juegan un papel en la hepatitis autoinmunitaria. Estos desencadenantes pueden incluir ciertos virus y medicamentos.

Algunos medicamentos pueden causar una lesión hepática que se parece a la hepatitis autoinmunitaria. En la mayoría de los casos, la lesión hepática desaparece cuando se suspende el medicamento. Los medicamentos más comunes que causan una lesión hepática que se asemeja a la hepatitis autoinmunitaria son la minociclina Enlace externo del NIH, un antibiótico Enlace externo del NIH que se usa para tratar el acné y la nitrofurantoina Enlace externo del NIH, un antibiótico que se usa para tratar las infecciones de las vías urinarias. Es importante que el paciente le informe al médico los nombres de todos los medicamentos que toma, incluso los medicamentos de venta libre o productos herbales o botánicos Enlace externo del NIH (en inglés).

Diagnóstico

¿Cómo diagnostican los médicos la hepatitis autoinmunitaria?

Los médicos diagnostican la hepatitis autoinmunitaria con base en la historia clínica del paciente, un examen físico y los resultados de las pruebas médicas.

Historia clínica

El médico le preguntará al paciente acerca de sus síntomas y otros factores que le podrían estar dañando el hígado. Por ejemplo, podría preguntar acerca de cualquier medicamento y productos herbales o botánicos Enlace externo del NIH (en inglés) que esté tomando y cuánto alcohol bebe. Le preguntará sobre otras enfermedades autoinmunitarias que pueda tener, como enfermedad intestinal inflamatoria o afecciones de la tiroides.

Examen físico

Durante el examen físico, el médico buscará signos de daño en el hígado, como:

  • color amarillento en el blanco de los ojos

  • cambios en la piel

  • aumento del tamaño del hígado o del bazo

  • sensibilidad o inflamación en el abdomen

  • inflamación de la parte inferior de las piernas, los tobillos o los pies, conocida como edema

¿Qué pruebas usan los médicos para diagnosticar la hepatitis autoinmunitaria?

El médico puede ordenar análisis de sangre, pruebas de diagnóstico por la imagen y una biopsia del hígado para diagnosticar la hepatitis autoinmunitaria.


Análisis de sangre


El médico puede ordenar uno o más análisis de sangre para ayudar a diagnosticar la hepatitis autoinmunitaria. Un profesional de atención médica tomará una muestra de sangre del paciente y la enviará a un laboratorio. El médico usará los resultados del análisis de sangre para buscar evidencia de hepatitis autoinmunitaria.


Los análisis de sangre incluyen pruebas que controlan las concentraciones de las enzimas hepáticas alanina transaminasa y aspartato transaminasa y verifican si hay autoanticuerpos como el anticuerpo antinuclear y el anticuerpo antimúsculo liso. Las enzimas hepáticas alanina transaminasa y aspartato transaminasa son particularmente importantes porque están muy elevadas en las personas con hepatitis autoinmunitaria. Los médicos verifican las concentraciones de estas dos enzimas para hacer seguimiento de la evolución de la enfermedad y la respuesta al tratamiento.


Los médicos ordenarán análisis de sangre adicionales para detectar otras enfermedades hepáticas que tengan síntomas similares a los de la hepatitis autoinmunitaria, como hepatitis viral, colangitis biliar primaria (en inglés), colangitis esclerosante primaria (en inglés), esteatohepatitis no alcohólica (NASH) o enfermedad de Wilson (en inglés).


102 visualizaciones
bottom of page