top of page

Consecuencias de la infodemia en medio de una pandemia

Por: Arlene Ramírez, Edgardo Santos, Kenneth Collado, Nicole Pacheco, Yuisa Calvo (Estudiantes de la PUCPR)


Dos años combatiendo la pandemia del COVID-19 nos han dejado más que claro que este no es el único reto al que nos enfrentamos.


Notiseis entrevistando a Lilliam Rodríguez Capó, CEO de VOCES.


Actualmente, luchamos día a día contra una infodemia que amenaza nuestros sistemas de salud pública y pone en duda la integridad de la información que recibimos. Y es que esta saturación e inexactitud de información ha perpetuado el sesgo de opinión entre las comunidades y ha entorpecido el proceso de discernir entre los datos que son verdaderamente relevantes.


Particularmente en temas como lo es la pandemia del COVID-19 y la vacunación, hemos visto esta polarización tan marcada entre los segmentos de la población puertorriqueña. “Yo creo en la ciencia porque para mí los milagros existen porque Dios le dio inteligencia al hombre para que produjera las medicinas.”, nos comunicó un ciudadano al preguntarle acerca de la confianza que le brinda la información que recibe sobre el COVID-19. Por otro lado, la reportera Mayra Acevedo expresó lo siguiente: “La información incorrecta a veces es difícil de discernir porque se disfraza con gráficos, a veces copian el nombre de un medio legítimo. Así que, hay que […] educar al público y a nuestras audiencias sobre cómo discernir.”


Mayra Acevedo, periodista de Notiseis.


El universo virtual y las redes sociales han sido algunas de las principales vías para propagar la desinformación. Asimismo, esto puede generar sentimientos de ansiedad, depresión y agobio al público general, causando una ola de inseguridad en medio de tanta incertidumbre. Es evidente que la desinformación puede afectar la salud humana debido a la rápida difusión y a su vez, causar que se agrave el sistema de salud mundial.



Cabe destacar que la infodemia comienza con la creación de historias engañosas y estas se basan en opiniones y teorías de conspiración. Es por esto que es de vital importancia validar con fuentes verídicas y que sean portavoces del sistema de la salud pública como lo es la OMS (Organización Mundial de la Salud).


El impacto que ha tenido esta epidemia de desinformación ha generado una desconfianza en los medios de comunicación, lo que dificulta el proceso de informar. No obstante, podemos combatir esta situación reconociendo los datos científicos, compartiendo información de fuentes confiables y legítimas, priorizando la veracidad antes de la velocidad con la que se transmite la información y formando alianzas entre distintos grupos para compartir los datos necesarios y relevantes.


Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico junto a su profesor, Wilberto Vélez.


481 visualizaciones
bottom of page