top of page

Hepatitis C: escuchar tu cuerpo te puede salvar la vida

Aunque no siempre están presentes, algunos signos y síntomas pueden dar sospecha de la enfermedad



¿Sabías que un cambio en el color en tu piel a un tono amarillento puede ser una señal de hepatitis? Pero, ¿qué es hepatitis?


La hepatitis es una condición que afecta al hígado. Según Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, esta condición puede ser aguda, que significa que es a corto plazo; o crónica, que es a largo plazo.


Existen varios tipos de hepatitis. Los más comunes son hepatitis A, B y C. De estas, las hepatitis B y C podrían conllevar un alto riesgo de muerte por cirrosis del hígado o cáncer del hígado, de no ser tratadas pertinentemente.


“La hepatitis es una condición que inflama el hígado secundario al virus de la hepatitis C (VHC)”, indicó la doctora Wanda Torres, infectóloga de adultos, al agregar que la condición tiene varios factores de riesgo que incluyen: haber nacido entre 1945-1965 (Baby Boomers), un bebé nacido de una madre con hepatitis C, haber utilizado drogas intravenosas o haber recibido algún tipo de componente sanguíneo antes del 1992, cuando no se hacían pruebas que pudieran detectar el virus en la sangre de donante. Así mismo, destacó que otros factores de riesgo incluyen realizarse tatuajes, ser profesional de la salud, por la posibilidad de exposición a algún pinchazo con una aguja infectada; y tener relaciones sexuales sin protección en los últimos seis meses.


De acuerdo con Medline Plus, existen varios síntomas que pueden denotar esta enfermedad como: orina de color amarillo oscuro, fatiga, fiebre, heces grises o color de arcilla, dolor en las articulaciones, pérdida de apetito, náuseas o vomito, dolor abdominal e ictericia (ojos y piel amarillentos). Sin embargo, en algunas ocasiones, la hepatitis puede ser asintomática.


















Este fue el caso de Jovanni Taboada, quien descubrió su diagnóstico cuando un familiar notó un tono amarillento en su piel.


“Nunca mi cuerpo manifestó ser portador del virus”, expresó Taboada, al indicar que decidió hacerse la prueba de hepatitis, luego de conocer que su primo, con quien se había realizado un tatuaje, había sido tenido el virus anteriormente.


El resultado fue positivo. Sin embargo, al recibir la noticia de su diagnóstico e in iniciar tratamiento, decidió hacer un cambio en su estilo de vida. Si bien la tarea de hacerse partícipe activo de su tratamiento no fue sencilla, ya que lo más retante fue que empezar a comer bien, cuidarse más y mantener una rutina con sus medicamentos, se mantuvo firme y consistente para cuidar su salud. Hoy, luego de recibir tratamiento, ya no tiene hepatitis.


En este grupo participaron los estudiantes Kenneth Collado Morales, Viveka Lucret Rivera, Ian Valentín, Iris Borges López, Melanie Girón Mejías y Jeannette Fernández Quiles.


La historia de Taboada es similar a otras en las que la hepatitis no presenta síntomas. No obstante, realizarse la prueba y recibir tratamiento a tiempo puede hacer una gran diferencia.


Anteriormente, el tratamiento contra la hepatitis era el PegIntron, un tipo de quimioterapia que no era muy efectiva en términos de adherencia, ya que, a consecuencia de sus efectos secundarios, las personas lo abandonaban. Sin embargo, actualmente, el tratamiento para la hepatitis es oral y consiste en una pastilla diaria que se toma por un máximo de doce semanas, lo cual ayuda a la adherencia del tratamiento. Hasta ahora, dos casas farmacéuticas tienen disponible los tratamientos -que están cubiertos por los planes médicos, así como los laboratorios de seguimiento-, lo cual permite que lleguen a toda la población que los necesita. Sin embargo, la doctora Torres lanzó una advertencia.


“Si te vuelves a exponer o no aprendes de tus factores de riesgo, puede volverte a dar [la enfermedad]; pero, siempre hay una cura para la hepatitis”, añadió, para explicar que, de no tratar la enfermedad oportunamente, las personas se pueden exponer a varios riesgos.


“Si esto no es tratado a tiempo, la persona puede llegar a que su hígado se enferme, tenga cirrosis hepática y evite su funcionamiento. Podrás ver que, posiblemente, la persona se hincha constantemente, tiene las plaquetas bajas, problemas de sangría, cáncer de hígado y, eventualmente, si no se hace un trasplante de hígado, la persona fallece”. Por esto es de suma importancia tratar esta enfermedad lo antes posible.

Para promover la erradicación de la hepatitis, tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos y en otros países, la Organización Mundial de la Salud ha establecido una estrategia contra las hepatitis, con el objetivo de reducir los nuevos casos de infección en un 90 %, y las muertes en un 65 % para el 2030. Para esto, se deben seguir las indicaciones para evitar y manejar la enfermedad.


Según Medline Plus, hay varios pasos a seguir como el lavado de manos, evitar consumir agua y alimentos contaminados, evitar compartir navajas o cepillos de dientes usados, hacerse tatuajes en lugares que no cumplan con requisitos de salubridad y evitar el contacto directo con fluidos corporales infectados, ya sea por un pinchazo de una aguja o contacto sexual.


Finalmente, la doctora Torres mencionó que se están manejando medidas para que los planes médicos cubran todas las pruebas necesarias durante el tratamiento para asegurarse de que este sea seguro.


No obstante, lo más relevante es prevenir como la Sociedad percibe esta enfermedad. “Se debe trabajar, a su vez, con la parte social; no es un estigma tener hepatitis solo es una enfermedad y no hay por qué tratar a las personas que la tienen, [como si fueran] menos que los demás. A estas personas se les debe acompañar en el proceso, apoyándolas y ayudándolas a entender todos los pasos [que deben] seguir para mejorarse y sobrepasarla. Hay que trabajar en ser más empáticos y conscientes con el dolor ajeno, y las personas que tienen hepatitis deben saber que hay una cura”, concluyó.

--------

Reportaje realizado por estudiantes de comunicación en el Taller de Periodismo de Salud de VOCESPR: Kenneth Collado Morales, Viveka Lucret Rivera, Ian Valentín, Iris Borges López, Melanie Girón Mejías, Jeannette Fernández Quiles, Pontifica Universidad Católica de Puerto Rico


173 visualizaciones
bottom of page