top of page

Lo que debe saber sobre la hepatitis C y la psoriasis

La psoriasis es una afección inflamatoria que hace que se formen parches que pican en la piel.

La hepatitis C es una enfermedad del hígado que se produce debido al virus de la hepatitis C. La investigación aún está en curso, pero la evidencia sugiere que las dos condiciones pueden interactuar y exacerbar los síntomas de la otra.


La investigación hasta la fecha no ha encontrado un vínculo definitivo entre las dos condiciones. Sin embargo, existe alguna evidencia de que en personas predispuestas a la psoriasis, una infección por hepatitis C puede desencadenar síntomas de psoriasis. Otra investigación ha encontrado que si una persona tiene ambas afecciones, los tratamientos para una pueden hacer que la otra brote. Debido a esto, es una práctica común realizar pruebas de detección de hepatitis antes de comenzar el tratamiento de la psoriasis.


En este artículo, analizaremos la psoriasis, la hepatitis C y las posibles conexiones entre ambas afecciones.


La psoriasis es un trastorno inflamatorio de la piel que hace que las células de la piel se multipliquen mucho más rápido de lo normal y más rápido de lo que el cuerpo puede eliminar. Esto conduce a una acumulación de estas células, que aparece como manchas rojas irregulares de piel con descamación blanca.


La psoriasis es una enfermedad autoinmune. Cada persona puede tener su propio conjunto de factores desencadenantes que pueden conducir a la formación de escamas de psoriasis, como estrés, temperatura e infección.


Definición de hepatitis C


La hepatitis se refiere a la inflamación en el hígado, típicamente en respuesta a una lesión o infección. La hepatitis C es una infección causada por el virus de la hepatitis C (VHC). El virus ataca el hígado y provoca inflamación. Una persona puede contraer la infección a través del contacto con una fuente confiable con sangre contaminada.


En algunos casos, la hepatitis C puede ser una enfermedad a corto plazo, pero en otros se convierte en una infección crónica a largo plazo. Es posible que muchas personas no se den cuenta de que tienen una infección por el VHC, ya que normalmente no presenta síntomas. Sin embargo, una infección crónica por el VHC puede provocar el desarrollo de otras afecciones.


¿Cuál es la conexion?


No existe una conexión directa entre la hepatitis C y la psoriasis, lo que significa que una no causa la otra y tener una no indica que la persona tendrá la otra.


Sin embargo, la investigación médica sugiere que pueden tener una conexión menos directa. Un estudio de 2017, fuente confiable, señala una mayor tasa de infecciones por VHC en adultos que tienen psoriasis en comparación con aquellos que no la tienen. Además, las personas con psoriasis moderada a grave que tenían hepatitis C tenían más probabilidades de experimentar un empeoramiento de su hígado.


Las dos condiciones comparten algunos enlaces que podrían explicar la conexión. Si bien el VHC afecta el hígado, también puede afectar la piel y desencadenar afecciones como la psoriasis. En algunas personas, una infección por el VHC puede provocar una desregulación del sistema inmunológico. La psoriasis es una afección de la piel que se debe a un sistema inmunológico desregulado.


Además, el curso de la hepatitis C y su tratamiento pueden influir. La cantidad de estrés que atraviesa el cuerpo durante una infección por VHC puede desencadenar síntomas de psoriasis. Además, la psoriasis puede desarrollarse como efecto secundario de algunos medicamentos que tratan la hepatitis C crónica.


La psoriasis puede aumentar el riesgo de infecciones. Este riesgo aumenta aún más si una persona con psoriasis recibe un tratamiento inmunosupresor que modula su sistema inmunológico. Esto no significa que la psoriasis resultará en una infección por el VHC, sino que una persona tiene un mayor riesgo de contraer infecciones, incluida una infección por el VHC.


Por el contrario, también puede haber un vínculo entre el tratamiento de la hepatitis C y la desaparición de los síntomas de la psoriasis. Un estudio de caso de 2018 informa sobre una persona con ambas afecciones que recibió tratamiento antiviral para la infección por VHC, que también mejoró los síntomas de la psoriasis. Esto sugiere que reducir la desregulación inmunológica puede ser clave para tratar ambas afecciones. Sin embargo, es necesaria más investigación.


Características clínicas y diagnóstico


Los síntomas de la psoriasis pueden variar ligeramente de una persona a otra, pero los síntomas característicos son manchas de piel roja con descamación blanca. Estas escamas pueden picar y picar. Pueden ocurrir en cualquier lugar, pero algunos sitios comunes incluyen el cuero cabelludo, los codos y las rodillas.


Los médicos suelen diagnosticar la psoriasis basándose en un examen físico. Pueden hacer preguntas sobre las articulaciones u otras áreas del cuerpo para determinar el alcance de la psoriasis. También pueden realizar una biopsia de piel para descartar otras afecciones, como el eccema.


Por lo general, las personas con una infección por VHC no presentan ningún síntoma. Esto hace que la detección regular de la hepatitis C sea importante, especialmente para las personas con psoriasis que toman medicamentos inmunosupresores. Algunas personas con una infección aguda por hepatitis C pueden tener síntomas de 1 a 3 meses después de la exposición viral, que pueden incluir:

  • fatiga

  • fiebre

  • náusea

  • vomitando

  • orina muy oscura

  • heces de color gris o arcilla

  • pérdida de apetito

  • dolor en las articulaciones

  • dolor abdominal

  • ictericia, coloración amarillenta de la piel o los ojos

Los médicos diagnosticarán la hepatitis C preguntando sobre el historial médico y realizando un examen físico para verificar el síndrome de la persona. ptoms. Si sospechan hepatitis C, un análisis de sangre puede ayudar a confirmar su diagnóstico.


Tratamientos para ambos

El tratamiento de las personas que tienen hepatitis C y psoriasis juntas puede variar. Una persona tendrá que trabajar en estrecha colaboración con un hepatólogo, que es un médico especializado en hígado.


Un médico puede sugerir el uso de medicamentos con interferón para tratar una infección por VHC. Sin embargo, estos medicamentos pueden exacerbar los síntomas en algunas personas con psoriasis. Alternativamente, un médico puede sugerir agentes antivirales de acción directa (DAA) Trusted Source, ya que pueden ser más efectivos y menos propensos a causar efectos adversos.


El tratamiento de la hepatitis C puede durar de 8 a 24 semanas. Si bien los síntomas de la psoriasis pueden empeorar durante este tiempo, es probable que mejoren después de finalizar el tratamiento.


El tratamiento de la psoriasis implica controlar los síntomas de la mejor manera posible. Esto puede incluir varias soluciones inyectadas o tópicas. En algunos casos, los médicos también pueden recetar biológicos o inmunosupresores. Si bien no es ideal usar medicamentos inmunosupresores durante el tratamiento para el VHC, una fuente confiable de investigación sugiere que el uso de AAD junto con inmunosupresores puede ser relativamente seguro.



Posibles complicaciones


Las personas con estas dos afecciones juntas pueden enfrentar posibles complicaciones del tratamiento y deben consultar a su médico al respecto. Por ejemplo, si una persona con psoriasis tiene una infección por VHC, un médico puede sugerirle que deje de tomar cualquier inmunosupresor mientras trata la infección. Esto es para ayudar a mantener saludable el sistema inmunológico mientras lucha contra la infección.


Un estudio de 2020, fuente confiable, señala posibles conexiones entre medicamentos como los biológicos utilizados para tratar la psoriasis y una reactivación de la infección por VHC. Sin embargo, la investigación indica que las tasas de hepatitis C fueron bajas entre todos los tipos de tratamiento de la psoriasis.


Sin el tratamiento adecuado, las posibles complicaciones de la hepatitis C incluyen cirrosis, insuficiencia hepática y cáncer de hígado. La psoriasis también puede resultar en una amplia gama de complicaciones y comorbilidades.


Cómo evitar uno si una persona tiene el otro


Dado que las personas con psoriasis tienen un mayor riesgo de sufrir una infección grave, es importante que tomen medidas para evitar la infección por el VHC. El VHC puede propagarse a través de la sangre o, en raras ocasiones, de otros fluidos corporales. Los pasos para prevenir la infección incluyen:

  • no compartir agujas de drogas u otros materiales de drogas

  • usar guantes al tocar las llagas abiertas o la sangre de otra persona

  • Asegurarse de que los artistas del tatuaje o los perforadores del cuerpo usen herramientas esterilizadas y tinta fresca.

  • no compartir artículos personales que puedan entrar en contacto con la sangre, como navajas de afeitar, cepillos de dientes y cortaúñas

  • evitar el sexo sin protección

Incluso si una persona ha tenido hepatitis C en el pasado, aún puede volver a contraer la infección. Una persona con hepatitis C que comienza a notar signos de psoriasis debe hablar con su médico para que pueda comenzar el tratamiento lo antes posible.


Resumen

La hepatitis C y la psoriasis no comparten una conexión directa, pero las investigaciones sugieren que las afecciones pueden relacionarse entre sí. La hepatitis C no causa psoriasis, pero puede desencadenar la afección en personas con predisposición a ella. Las personas con psoriasis tienen un mayor riesgo de contraer infecciones como la hepatitis C.


Los tratamientos para ambas afecciones pueden interactuar, exacerbar los síntomas y potencialmente resultar en otras complicaciones. Por lo tanto, es importante que una persona con ambas afecciones trabaje en estrecha colaboración con un médico y siga sus consejos sobre qué tratamientos usar.


Escrito y publicado por: Susan Bard | Medical News Today

10 de junio de 2021

Enlace original: https://www.medicalnewstoday.com/articles/hepatitis-c-and-psoriasis?fbclid=IwAR2jBIOb7bZkkq9KOoRMjmuWaBXubD_Ohrmhe20XMfpsVYGZOI9F8BJ4Rv0

152 visualizaciones
bottom of page